Qué provoca la obesidad infantil

El consumo de ‘dietas occidentales’ es una de las causas de la obesidad en niños; más del 60 por ciento de los menores de EU padecen este mal.

Una de las principales causas de la obesidad infantil es el consumo de dietas “occidentales”, que impulsan a los niños a comer en exceso, afirmó un estudio.

La investigación, publicada por la revista “Nature Clinical Practice Endocrinology & Metabolism”, indicó que el tipo de manufactura de alimentos ha creado “un ambiente tóxico”, que ha condenado a los niños a ser obesos.

La obesidad se ha convertido en una epidemia en Estados Unidos, donde, según los Centros para el Control de Enfermedades, más del 60 por ciento de la población sufre ese problema.

Por otra parte, según los Institutos Nacionales de la Salud, el número de niños que sufre de obesidad se ha duplicado en las últimas tres décadas y uno de cada tres tiene sobrepeso.

El problema tiene un alto costo médico, por cuanto, según los estudios, la obesidad y el sobrepeso son las principales causas de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y algunos tipos de cáncer.

Según Robert Lustig, autor del estudio y profesor de pediatría clínica del Hospital Infantil de la Universidad de California, la epidemia del sobrepeso, especialmente entre los niños, será difícil de resolver.

Será necesario que se reconozca la susceptibilidad biológica y la responsabilidad social y se haga menos hincapié en la responsabilidad personal, para que se resuelva el problema que agobia a los niños, señaló.

“Nuestro ambiente alimentario occidental se ha hecho altamente ‘insulinogénico”, manifestó. Los alimentos tienden a tener mayor contenido graso, de fructosa y menos fibra, explicó.

“En particular la fructuosa es demasiada y la fibra es insuficiente, parecen ser los factores cruciales de esta epidemia de obesidad, debido a su efecto en la insulina”, añadió.

Los cambios en el procesamiento alimentario de los últimos 30 años, en particular la mayor cantidad de azúcar agregada a alimentos que nunca antes la habían tenido y la eliminación de la fibra en otros, han creado “un ambiente en el que nuestros alimentos son esencialmente adictivos”, señaló.

Lustig manifestó que no se puede achacar responsabilidad personal a los niños por su comportamiento dietético, en el que consumen “comida rápida” abundante en azúcar y desprovista de fibra.

“El concepto de responsabilidad personal no es aplicable a los niños, pues ninguno elige ser obeso”, indicó.
El investigador añadió que los niños tampoco, son responsables de los alimentos que reciben en el hogar y la escuela.

Falta de sueño provoca obesidad infantil

El aumento de la obesidad en los niños puede deberse a que no duermen bien; se recomienda eliminar de los dormitorios celulares, TV y juegos electrónicos.

El aumento de la obesidad en los niños puede deberse a que no duermen el tiempo suficiente, según un informe divulgado por la revista “Archives of Disease in Childhood”.

Según Shahrad Taheri, investigador del Instituto Wellcome de la Universidad de Bristol (Reino Unido), la mayor causa del problema es el creciente acceso a computadoras, teléfonos celulares y juegos electrónicos y recomienda eliminarlos del dormitorio.

Taheri agrega que su investigación ha confirmado que cuanto menos tiempo duerme un niño mayores son las alteraciones de su metabolismo, lo cual aumenta su obesidad, la resistencia a la insulina y el riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

El facultativo cita un estudio que indica que la falta de sueño a los dos años y medio está estrechamente vinculada a la obesidad a los siete años de edad.

Otras investigaciones han señalado que los niveles de leptina, una hormona producida por los tejidos grasos cuando la energía es baja, eran un 15 por ciento menores en niños o adolescentes que duermen cinco horas en comparación con aquellos que duermen al menos ocho.

La falta de sueño da hambre

De la misma forma, una hormona secretada por el estómago para transmitir la sensación de hambre era mayor en casi un 15 por ciento en aquellos que sólo duermen cinco horas.

Según el investigador, el problema se ha convertido en un círculo vicioso: la falta de sueño produce fatiga, lo cual reduce la actividad física, lo que induce un menor gasto de energía, obesidad y ganas de dormir.

Taheri manifiesta que los mecanismos de la obesidad son muy complejos y tal vez la falta de sueño no sea la única razón del problema de la obesidad, que en EU se ha convertido en una epidemia.

No obstante, recomienda que debe promoverse el buen dormir de los niños así como la eliminación del dormitorio de cualquier aparato electrónico y la restricción de su uso.

Riesgo de accidentes, cansancio y cambios de humor

En cuanto a los adultos, ya el pasado año un grupo de científicos comprobó que la falta de sueño en las personas parece asociada a problemas de sobrepeso y obesidad, aparte de otros males vinculados con el cansancio como un mayor riesgo de padecer accidentes laborales y de tráfico, así como cambios de humor.

Un tiempo de sueño recomendable para aquellas personas con sobrepeso sería permanecer unos veinte minutos más de lo habitual en la cama cada noche, según la investigación, cuyas conclusiones desaconsejan sin embargo excederse demasiado durmiendo porque eso también tendría efectos negativos para quien quiera adelgazar.

En su trabajo, publicado en una de las revistas de JAMA, en “Archives of Internal Medicine”, los científicos, dirigidos por Robert D.Vorona, del Eastern Virginia Medical School, de Norfolk, analizaron la asociación entre el tiempo dormido por varias personas durante veinticuatro horas y la masa corporal de cada una de ellas.

El estudio se llevó a cabo porque el problema de la obesidad continúa aumentado en Estados Unidos, cuyos habitantes tienden a dormir cada vez menos, mientras que sus cuerpos van haciéndose más corpulentos y pesados.

En el mismo participaron mil una personas, clasificadas en los grupos de peso normal, sobrepeso, obesidad y obesidad severa, que tuvieron que completar un cuestionario relacionado con demografía, problemas médicos, hábitos y desórdenes de sueño. Los científicos comprobaron que el tiempo total de sueño disminuía en proporción al aumento de masa corporal, excepto en los casos de obesidad severa.

Los hombres durmieron una media de 27 minutos menos que las mujeres, y los participantes con sobrepeso y obesos durmieron menos que los que tenían una masa corporal normal. La diferencia en el tiempo total dormido entre los pacientes con masa corporal normal y el resto era dieciséis minutos por día, lo que se eleva a un total de 112 minutos al cabo de la semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: